DELFINA, IMPARABLE

Pignatiello hizo doblete dorado en los Juegos Panamericanos de Lima y sumó el oro en los 800 metros libre al que tenía en 400 libre. Y Julia Sebastián selló su segundo ticket olímpico, en 200 pecho. Además, el remo aportó otras dos doradas en la 13ª jornada de competencia gracias al doble par y el cuatro sin.

0000

En la edición inicial de los Juegos Panamericanos celebrada en Buenos Aires en 1951, la porteña Ana María Schultz consiguió un doblete dorado al imponerse en los 200 y los 400 metros libre, la máxima distancia que se les permitía nadar a las mujeres por esos tiempos.

Pasaron 68 años y Delfina Pignatiello imitó a aquella prócer de nuestra natación. la sanisidrense de 19 años inicialmente se impuso, el martes 65 de agosto, en los 400 metros libre. Y el jueves 9 reiteró triunfo, esta vez en los 800 libre con un registro de 8m29s42. La estadounidense Mariah Denigan (8m34s18) y la brasileña Viviane Jungblut (8m36s04) completaron el podio. Pignatiello puede superar a Schulz el sábado 10 ya que arte como amplia favorita para ganar los 1.500 libre.

No fue la única gran emoción en la piscina de la Villa Deportiva Nacional limeña. La santafesina Julia Sebastián, que había sido plata en los 100 pecho, volvió a subirse a un podio en los 200 de la misma especialidad con un registro de 2m25s43, tiempo que la clasifica a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 como ya había conseguido en el hectómetro. Las yanquis Anne Lazor (2m21s40) y Bethany Galat (2m21s84) coparon los primeros dos lugares.

La tercera medalla de la 13ª jornada oficial de competencias de nuestros nadadores llegó de manera inesperada. La posta 4×100 estilos mixta conformada por Andrea Berrino, Julia Sebastián, Santiago Grassi y Federico Grabich (Florencia Perotti, Virginia Bardach, Robert Strelkov y Lautaro Rodríguez nadaron la eliminatoria matutina) terminó en cuarto lugar con un crono de 3m50s53, récord argentino. En la zona mixta se enteraron que los estadounidenses, inicialmente ganadores, habían cometido una falta en la pasada de pecho y fueron descalificados por lo que la prueba quedó para Brasil (3m48s61), escoltado por Canadá (3m49s97) y nuestra cuarteta.

La pista de la Albúfera del Medio Mundo, a unos 180 kilómetros de la capital peruana, ya había cobijado alegrías para el canotaje. Y ahora empezó a repartir satisfacciones en el remo, pese a que varios miembros del equipo –al igual que representantes de otros países– están convalecientes de una intoxicación provocada por una bacteria. El primer oro lo aportó el doble par conformado Cristian Rosso y Rodrigo Murillo, quienes a partir de los 700 metros dominaron la regata y se impusieron con un registro de 6m25s16, dejando a 2s27 a los cubanos Boris Guerra y Adrián Oquendo y a 4s56 a los brasileños Lucas Verthein y Uncas Batista. Ambos se habían colgado la plateada en Toronto 2015 en esta misma prueba; además, Rosso (con Ariel Suárez) fue oro en Guadalajara 2011 y Murillo (también con Suárez), plata en Río de Janeiro 2007.

Un rato más tarde, el cuatro sin timonel conformado por Iván Carino, Agustín Díaz, Francisco Esteras y Axel Haack se impuso con una marca de 6m07s02, 2s51 por delante de Cuba y con una ventaja de 3s65 sobre Brasil. Los tres primeros remeros, con Joaquín Iwán en lugar de Haack, se habían colgado el bronce cuatro años antes.

La tercera presea del remo la aportó el doble par conformado Oriana Ruiz y Milka Kraljev, quienes completaron los 2.000 metros en 7m18s85, a 8s11 de las vencedoras, las cubanas Aimee Hernández y Yariulvis Cobas, y a 6s13 de las estadounidenses Julia Lonchar y Margaret Fellows, las escoltas.

La esgrima también aportó lo suyo. El equipo de espada, compuesto por José Félix Domínguez, Jesús Lugones Ruggeri y Alessandro Taccani, superó a Canadá por 45-23 y a Estados Unidos por 45-38 hasta caer en la final ante Cuba por 45-33 para quedarse con la medalla plateada y subir a un podio que no se lograba pisar desde Puerto Rico 1979 (bronce aquella vez).

La decepción de la jornada fue la caída de la judoca Paula Pareto. La Peque, quien traía tres podios consecutivos en los 48 kilos (bronce en Río de Janeiro 2007, oro en Guadalajara 2011 y plata en Toronto 2015), ganó su primera lucha ante la brasileña Larissa Farías, pero en la semifinal estuvo condicionada por un problema cervical y perdió ante la cubana Vanesa Godines. Muy dolorida, la bonaerense no se presentó a la lucha por el bronce ante la mexicana Edna Carrillo.

Argentina ya suma 62 podios (20 oros, 21 platas y 21 bronces). Este es el medallero completo:
medallero

ERNESTO RODRÍGUEZ III
@EPHECTO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s