LA FIESTA DE TODOS

Este es el octavo informe de la investigación sobre los Juegos Olímpicos de la Juventud, en la que repasamos los costos, legados e historias ocultas de Buenos Aires 2018. En el contexto de los Juegos, con la excusa de presentar paralelamente un programa cultural, desde diferentes organismos del gobierno se apoyaron espectáculos y eventos por un monto superior a los U$D 57 millones en el que sobresale el descomunal gasto de la ceremonia de apertura. Varias de las empresas que consiguieron los contratos más redituables tienen vinculación con el gobierno.

000

Para generar empatía en la comunidad, desde diferentes áreas del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires se establecieron estrategias comunicacionales para generar expectativa con respecto a los Juegos Olímpicos de la Juventud, pero, sobre todo, negocios. Áreas específicas como la Unidad de Proyectos Especiales Juegos Olímpicos de la Juventud (Upejol), la oficina operativa encargada de Buenos Aires 2018, pero también organismos como como la Jefatura de Gobierno, la Vicejefatura, los Ministerios de Cultura, el Educación e Innovación, el de Hacienda, el de Modernización, Innovación y Tecnología, el de Desarrollo Humano y Transporte, el de Desarrollo Económico, el de Hábitat y Desarrollo Humano Inclusión y hasta el Ente de Turismo movilizaron recursos para generar eventos y hechos de índole cultural, afines con uno de los principios fundamentales de los YOG que es acompañar la actividad deportiva con un plan cultural.

De tal modo, desde agosto de 2013 –apenas un mes después de ganar la sede en la elección del Comité Olímpico Internacional (COI) celebrada en Lausana (Suiza)–, cuando todavía estaba al frente de la Ciudad Mauricio Macri, comenzó el dispendio de fondos públicos en acciones “culturales” para promocionar la realización de los Juegos, aportando desde el entonces Ministerio de Desarrollo Económico U$D 1.041.357 para los gastos organizativos de la Sesión del COI que se realizaría un mes más tarde en Puerto Madero. Con fines promocionales de Buenos Aires 2018 se patrocinó una Casa Argentina en los JJ.OO. de Río de Janeiro 2016, se puso publicidad en el Juego de las Estrellas del básquet, se organizó una Cena de los Campeones de México 1986, se bancó el partido de tenis entre Juan Martín del Potro y el español David Ferrer, se aportaron recursos para un torneo de eSports y se organizaron conciertos, recitales y actividades vinculadas a los Juegos de manera informal por los siguientes tres años.

El Boletín Oficial del 9 de septiembre de 2016 publicó los resultados de una licitación por la cual se seleccionaron cuatro empresas elegidas para la provisión trimestral de materiales de merchandising para la promoción y difusión, acuerdo que se prorrogaría en cuatro oportunidades; la última de ellas, a sólo un mes de que se iniciaran las competencias. Gracias a este acuerdo inicial, y a sus renovaciones, Argenprom facturó el equivalente a U$D 2.382.624; Blear International SA se llevó U$D 1.662.971; Patagonyka Group SA -manejada por Jorge Cacios y Jorge Reinal (dos aportantes a la campaña de Vamos Juntos), U$D 802.062 y Melenzane, U$D 218.622.

No serían las únicas empresas que disfrutarían de renovaciones en el tiempo para incrementar sus entradas. Sociedad Expansiva SA es una empresa fundada en 2006 por Hernán Lombardi, actual titular del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos, una firma que llegó a estar vinculada a los Panama Papers. Sociedad Expansiva SA ganó una parte de la licitación aparecida el 10 de octubre de 2017 en el Boletín Oficial para ofrecer servicios de producción integral de eventos por los siguientes seis meses por valor de $ 25.047.050 (unos U$D 1.400.000), acuerdo que sería renovado dos veces más. En ese proceso de compra también resultaron beneficiados Blkleds SA ($ 30.974.281); Total Producciones SA ($ 30.407.000); Marketing Dimension SA ($ 25.218.991); Nervy SA ($ 25.068.758); Dixi Eventos SRL ($ 23.716.447); Servicios de Producciones Artísticas SRL ($ 14.618.518); ADV Comunicación SRL ($ 12.251.427,50); In Action BTL SA ($ 3.290.904); Unlock Entertainment SRL ($ 3.088.744) y Havas Media Argentina SA ($ 2.982.213), quienes también conseguirían las dos nuevos renovaciones semestrales, la última de ellas, publicada en Boletín Oficial el 8 de octubre con la firma de Martín Mura –ministro de Economía y Finanzas–, cuando los Juegos estaban en su segunda jornada de competencias. Gracias a este contrato, y a otros seis convenios para otros emprendimientos ligados a la imagen y la cultura, además de actualizaciones y pagos extra que se extendieron hasta marzo de 2019, Expansiva terminaría facturando una cifra levemente superior a U$D 6.400.000. Pero no se trataría de la firma que más facturó en nombre de la cultura.

Bajo la denominación Ozono Producciones SRL, Servicio de Producciones Artísticas SRL ganó los contratos para el evento de Izamiento de la Bandera Olímpica en el Obelisco y la organización de otros momentos culturales. Pero, fundamentalmente, se quedó con el Gordo de Navidad al ganar el contrato de organización de la ceremonia inaugural por un monto de $ 193 millones que, a la hora del cobro, terminaron siendo $ 176 millones. Con ese acuerdo valuado en casi U$D 6.300.000 y otras cinco licitaciones, más pagos adicionales, la empresa que lideran Fernando Moya y Pablo Kolhuber terminó recibiendo casi U$D 10 millones de las arcas públicas. Quien completó el armado de la fiesta de apertura, proveyendo la tecnología y la logística operativa fue Dialal SRL, una empresa liderada por Alejo Nitti –uno de los jóvenes talentos de las puntocom–, inscripta ante la AFIP como agencia de turismo, que recibió un pago inicial y dos refuerzos para totalizar U$D 2.800.000, lo que elevó los costos de la fiesta del sábado 6 de octubre de 2018 a más de U$D 9 millones, la mitad que el paquete de cuatro ceremonias que organizó Río 2016 para abrir y cerrar Juegos Olímpicos y Paralímpicos.

Uno de los contratos que suscribió Servicio de Producciones Artísticas SRL fue para ofrecer actividades recreativas y deportivas a los asistentes al Green Park, la sede establecida en los Bosques de Palermo. Exhibiendo una llamativa interrelación entre las firmas proveedoras del Estado, no fue la empresa que le pagó a los entrenadores deportivos en esa subsede sino Marketing Dimensión SA, conocida en el mundo de la imagen corporativa como Synergia 360, una de las empresas preferidas de la gestión de Horacio Rodríguez Larreta ya que en los últimos tres años ha cerrado no menos de dos docenas de convenios con Ciudad y Nación; mucho tiene que ver la cercanía de sus responsables con la UCR y su pasado militante. Para Buenos Aires cerró cuatro acuerdos que le permitió recibir un mínimo de U$D 3.850.000.

Contrato Green

Si por la fiesta inaugural se pagó una cifra desmesurada, la de cierre tuvo un valor más acorde. Tras idas y vueltas, se le pagó a Total Producciones el equivalente a U$D 350.000 para ponerle punto final a los Juegos en una ceremonia organizada de apuro, por imposición del COI para mantener su protocol. La firma empresa dirigida por Diego Cassagne, quien alcanzó fama por organizar apariciones del predicador evangelista Billy Graham, recolectó poco más de U$D 5 millones con cinco contratos vinculados a Buenos Aires 2018, entre ellos el Tour de la Antorcha por dos docenas de ciudades de nuestro país cuya penúltima escala, en San Carlos de Bariloche, no pudo cumplirse al no haber una contraprestación del gobierno local, algo que fue moneda corriente en el resto de los destinos. Otra que facturó en grande fue Blkleds SA –habitual proveedora de luz y sonido para actividades en la Usina del Arte bajo el nombre de conocida en el ambiente como Black Out–, que además de las licitaciones citadas conseguiría otros tres contratos más para facturar U$D 5.375.000.

La promoción de los valores olímpicos fue uno de los tópicos que más importancia le dio en virtud de “fomentar el Programa Cultural y Educativo de los Juegos, como así también a impulsar la difusión de los mismos, mediante la contratación de figuras públicas reconocidas por la sociedad, brindando a este fin soporte en materia de celebración de contratos artísticos y las gestiones tendientes a la celebración de los mismos”, tal como figuran en los considerandos de la Resolución 10.895/MCGC/17 del 4 de diciembre de 2017 por la cual se contrató a Pasado Perfecto SRL (la productora de contenidos que lidera el periodista Gonzalo Bonadeo) para la producción artística e integral para la difusión de los Juegos, contrato que totalizó $ 1.650.000 (U$D 94.000). El mismo ministerio volvería a confiar en la experticia de Pasado Perfecto al aprobar la Resolución 511/MHGC/18, del 19 de marzo de 2018, suscribiendo un convenio global por otros $ 5.569.480 (U$D 270.000).

Si bien el grueso de los fondos salió de áreas bajo la tutela del vice Diego Santilli, la cartera de Cultura, al comando de Enrique Avogadro, aportó capital para contratar no menos de 80 artistas, grupos y celebrities para dar recitales gratuitos tanto en las ceremonias oficiales como en los espacios deportivos durante el transcurso de las 12 jornadas de competencia. Fue Cultura la que puso los casi U$D 32.000 que cobró Carlos Fernández Méndez en representación de Soledad Pastorutti, quien cantó en la Clausura; pagó los U$D 20.750 que Booking Management cotizó la presentación de los uruguayos de El Cuarteto de Nos y abonó U$D 18.850 a Diego Canedo, en nombre de Los Cafres.

Sin embargo, no serían los cachet más altos que pagaría Cultura en una lista de talentos que también incluyó a consagrados como Turf, Dante Spinetta, Kevin Johansen, La Bomba de Tiempo, Agapornis, Emmanuel Horvilleur u Oriana Sabatini Fulop. Hubo dos artistas que, sin tanto cartel, fueron los de mejor bordereaux por sus presentaciones olímpicas. Gerardo Hochman, director del Área de Artes Circenses de la UNSAM, recibió el equivalente a U$D 53.500 por exhibir 15 shows de clown. Un escalón abajo, pero estuvo Marcelo Katz –su socio en los 90 en la compañía de circo La Trup-, al que la Ciudad le abonó el equivalente a U$D por dos contratos para presentar su espectáculo de payasos itinerantes.

Payasos 2.

Antes de que caiga el telón, un detalle que demuestra que en el amplio espinel de propuestas artísticas hubo algunas no demasiado recomendables para un público Sub 20, al que se apuntaba. El domingo 14 de octubre, el escenario del Urban Park, en Puerto Madero, recibió a la banda mendocina Perras on the Beach, que presentó material de su segundo disco, Flow de Cuyo, que tenía pocos meses de rodaje. La banda liderada por Simón Poxyran se había hecho famosa en el under local dos años antes con su primer álbum, Chupalapija, una obra difícilmente ATP, al menos desde su nombre.

INFORME 1: LOS DUEÑOS DEL ORO
INFORME 2: VILLA DE EMERGENCIA
INFORME 3: ELEFANTES BLANCOS EN EL SUR
INFORME 4: FUTURO OLVIDADO
INFORME 5: PELOTAS BIEN GUARDADAS
INFORME 6: CONEXIÓN LAUSANA
INFORME 7: MANO DE OBRA, ¿CALIFICADA?
INFORME 9: MÁS DE MIL PALOS VERDES

ERNESTO RODRÍGUEZ III
@EPHECTO
EDICIÓN E INVESTIGACIÓN:
FEDERICO TEIJEIRO (@FEDERICODT)
PABLO TORRES BARTHE (@ALBERDIANOARG)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s