A DEPORTE LO TIRARON AL BOMBO

La Comisión Bicameral de Trámite Legislativo se reunirá hoy para analizar la validez del DNU 92/2019 que creó la Agencia del Deporte Nacional, los documentos muestran que la Secretaría de Deporte de la Nación no fue una cartera ineficiente por falta de recursos sino por impericia de sus administradores, quienes subejecutaron los presupuestos en los tres ejercicios de la gestión Cambiemos. La proyección marca que en 2018 se desaprovecharon más del 20% de los recursos.

000

Mac Allister, el elegido por Macri para Deporte, desperdició fondos públicos en toda su gestión.

Hoy (martes 19 de febrero), los 16 legisladores que componen la Comisión Bicameral Permanente de Trámite Legislativo deberán reunirse desde las 15 para debatir la validez del Decreto de Necesidad y Urgencia 92/2019 suscripto por Mauricio Macri el martes 29 de enero para degradar de rango a la Secretaría de Deporte de La Nación en una Agencia mixta y abrir las puertas a una virtual privatización del deporte público.

Este plan que se viene gestando desde hace más de ocho meses en reuniones entre Carlos Javier Mac Allister –entonces secretario de Deporte–, Diógenes de Urquiza –actual director de la Agencia–, Gerardo Werthein –presidente del Comité Olímpico Argentino–, Fernando Marín –el consejero máximo de Macri en temas deportivos– y presidentes de federaciones nacionales (ver link) tuvo como justificativo la necesidad de optimizar el funcionamiento del área para conseguir autonomía y mejor gestión. De hecho, fue la excusa esbozada por De Urquiza en los medios de comunicación cuando salió a defender el DNU suscripto por Macri, su amigo de la juventud.

El DNU tuvo numerosas críticas en su gestación, ya que dos de las oficinas del Estado consultadas (la Subsecretaría Legal y Administrativa de la Secretaría de Presidencia de la Nación y la Oficina Nacional de Presupuesto) establecieron que no existían razones formales para no esperar a un debate legislativo que cambiara una estructura en funciones con un organigrama a cargo y un presupuesto acordado, dejando en la conciencia del presidente de la Nación las razones del apuro (ver link).

Pero el estudio de la gestión de Cambiemos en Deporte deja en claro que la falta de eficiencia del área -que les adeuda a los deportistas federados las becas de enero y a los paralímpicos, además, las de diciembre, en una clara demostraciòn de discriminación al hacer diferencias en las fechas de pago- no es un problema estructural sino mera ineficiencia de los funcionarios a cargo.

Si bien la página del Ministerio de Hacienda que evalúa la ejecución presupuestaria está incompleta (falta el informe correspondiente al cuarto trimestre de 2018), hay cifras contundentes que exhiben la incompetencia de Mac Allister, quien estuvo a cargo de la Secretaría en la mayor parte de la gestión de Cambiemos ya que en casi tres ejercicios completos –asumió en diciembre de 2015 y dejó la oficina en el Cenard el 7 de noviembre último para su frustrado intento como candidato a gobernador en La Pampa–, el exfutbolista no utilizó a pleno los recursos que contó.

En su primer año al frente de la Secretaría, el Colo recibió un notable presupuesto de $ 1.315 millones (poco más de u$s 82 millones al cambio del momento), que lo convirtieron en el máximo tesoro para un ejercicio anual de la historia del deporte nacional. Su impericia administrativa quedó a las claras al subejecutar $ 392 millones, casi un tercio del capital que disponía (ver link). Para 2017, si bien gozó de más fondos en valores relativos ($ 1.433,29 millones), la suba del dólar bajó el total a u$s 75 millones. La incapacidad administrativa lo hizo perder $ 165 millones, por lo que volvió a subejecutar el disponible, esta vez en un 12% (ver link).

Tamaños desmanejos hicieron que desde Hacienda hubiera un sosegate y tras un año 2017 con un 25% de inflación, para 2018 deporte tuviera un notable recorte y en el Presupuesto anual se le asignó $ 1.097 millones (23% menos nominal), una suma que se incrementó hasta $ 1.284,7 millones sumando partidas adicionales pero que, en dólares, marcan un notable descenso (unos u$s 33 millones). Los tres primeros trimestres del año marcan que Mac Allister había utilizado sólo el 58,7% de los recursos disponibles (ver link). Esta es la cifra más baja de la última década en el área, comparando los primeros nueve meses de cada ejercicio. Y si se tiene en cuenta el gasto promedio del último trimestre en cada ejercicio desde 2009 (18,4%) –en la gestión de Cambiemos la cifra cae a 11,8% para el período entre octubre y diciembre–, la inversión acumulada en el área en 2018 habría sido de un bajísimo 77,1%, 20 puntos por debajo del promedio del área a la que perteneció la Secretaría de Deporte en 2018 (Presidencia), una repartición que, de acuerdo con el Centro de Economía Política Argentina (CEPA), fue la de mayor ejecución en todo el organigrama del Estado (ver link). Deporte siempre tuvo recursos, lo que no tuvo en estos tres años fue personal idóneo para administrarlos.

ERNESTO RODRÍGUEZ III
@EPHECTO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s