EL LEGADO VELASCO

Argentina cerró el Mundial de Italia-Bulgaria en la 15ª posición en lo que fue el último torneo oficial de Julio Velasco al frente del equipo, posición que será ocupada por Marcelo Méndez. Más allá de algunos triunfos puntuales, el DT dejó una sólida base de entrenadores formativos que permite esperanzarse a futuro.

002

La euforia de Velasco tras la heroica victoria ante Polonia.

Transcurrieron 4 años, 7 meses, y 5 días desde que Julio Velasco fue presentado oficialmente como entrenador de la Selección mayor argentina hasta que dirigió su último partido, la derrota por 3-1 ante Francia en Florencia por la segunda ronda del Mundial que se celebra en Italia y Bulgaria que dejó a nuestro equipo en la 15ª posición con un récord de tres victorias y cinco derrotas. Paradójicamente, los galos habían sido el primer rival del platense como DT, una derrota en tie-break por la Liga Mundial de aquel 2014 en Mendoza.

Los 1.678 días que el entrenador estuvo al frente del equipo le sirvieron a él para saldar una deuda que tenía desde su salida en 1983, cuando era asistente del surcoreano Sohn Young Wan. Sin tantos triunfos como los aventurados podían suponer, pero apostando a dejar una base técnica sobre la cual sustentar la evolución de nuestro deporte.

Las cifras que el cordobés Gabriel Rosenbaun (el más completo historiador del vóley nacional) expuso en su perfil de Twitter (@GaboRosen) no dejan lugar a confusión. El ciclo se compuso de 119 partidos oficiales en nivel A, con 68 triunfos y 51 derrotas. En el camino hubo un solo título de peso (el oro en los Juegos Panamericanos de Toronto 2015) y algunos triunfos espectaculares (el 3-0 a Rusia en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, el 3-1 a Brasil en la Liga Mundial 2017 o el éxito ante Polonia en este último Mundial), pero sin actuaciones consecuentes para sustentar el necesario crecimiento. De hecho, salvo los quintos puestos en esos JJ.OO. y en una devaluada Copa del Mundo 2015, Argentina se mantuvo firme en el segundo pelotón: fue 11º en el Mundial 2014 y 13º ahora; en las Ligas Mundiales quedó 13º (2014), 11º (2015), 10º (2016 y 2017) y 14º en la Nations League, el certamen que la reemplazó.

Si no hubo grandes medallas para colgarse y -aunque buscó en todos los niveles- no aparecieron jugadores desequilibrantes para lograr el salto de calidad, la gran herencia de la gestión Velasco al vóley nacional (que estaba pactada hasta después de los Juegos de Tokio 2020) será el crecimiento de los técnicos, sobre todo en la fase formativa. Si bien en la Mayor habrá un cambio de rumbo y quedará en manos de Marcelo Méndez (ganador de todo lo posible a nivel clubes con Sada Cruzeiro de Brasil), lo que sobresale fue la potenciación de los entrenadores auxiliares, a cargo de los equipos de categorías formativas: así como en su momento modeló a Juan Cichello para que tuviera vuelo propio, ahora Velasco reforzó a entrenadores como Camilo Soto (a cargo del campeón mundial Sub 23 en Egipto, un año atrás), Hernán Ferraro, Julián Álvarez y Alejandro Grossi, colaboradores suyos que vieron incrementado su bagaje técnico y metodológico para sustentar un desarrollo a futuro.

Para el espectador eventual, Velasco será ese señor canoso de 66 años al que una tarde se le salió la cadena y celebró una victoria frente al campeón del mundo haciéndole cortes de manga a dos árbitros deshonestos, en un GIF imborrable. Para quienes hacen del vóley su vida, se trata de un maestro tan pasional como reflexivo que cumplió su sueño de volver a la patria para dejar un legado a sus sucesores.

ERNESTO RODRÍGUEZ III
@EPHECTO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s